img_6.jpg

Danzar de los Danzares

Artículo Publicado en Salamanca 24 horas, periódico digital, el 5 de junio de 2010


Una maravilla observar a más de 1.200 niños de escuelas rurales de Castilla y León divertirse, danzar y cantar en Calzada de Valdunciel con ese magnífico programa al que bien llaman Danzar de los Danzares y que, todo hay que decirlo, necesita de un apoyo total -que ahora no tiene- de la Junta de Castilla y León.

 A pesar de la negación de la Junta de Castilla y León -esto no tiene nombre-, pero con el apoyo de la Diputación de Salamanca, del Ayuntamiento de Calzada de Valdunciel, Caja Rural, Caja Duero, Universidad de Salamanca y Coca-Cola, más de 1.200 escolares rurales de las provincias de Salamanca, Zamora, Valladolid, Ávila y Segovia viven en Calzada de Valdunciel una maravillosa jornada de convivencia, de música, de danza, de expresión, de felicidad, de diversión y, sobre todo de enseñanza, con el grito de que la Escuela Rural, la Escuela Pública vive y merece vivir.

Una maravilla, repito, a pesar de la Junta de Castilla y León que no aporta ni un sólo euro a un acto de estas características -el primero de la Comunidad en cuanto a movilización de escolares- en el que los niños de la escuela pública y, sobre todo, rural, muestran sus enseñanzas en la expresión corporal, la imaginación y la estética unida a la música, a la danza y a la diversión. Una maravilla, no me canso de repetir, ver la alegría que inundaba la Plaza de la Iglesia de Calzada de Valdunciel con los niños dispuestos a participar sin ningún tipo de contrapesas, peros ni timideces, en una jornada organizada por el CRA Ribera del Cañedo de Calzada de Valdunciel y el Colectivo de Innovación Educativa 'Carabocha'.

Una maravilla observar el escenario lleno de danza, lleno de ilusión -porque no hay competición alguna-, lleno de música, de salero y de niños de los pueblos bailando y danzando. Con qué ilusión subían al escenario, con qué desparpajo iban desarrollando sus pasos en la danza. Y, mientras, abajo, en la plaza, con un sol de justicia, los escolares bailaban aplaudían y se divertían cuando eran mojados por una manguera milagrosa.

Es nuestra tierra donde vivimos,
La que nos dio nuestro sentir.
Pensad! ¡Estamos aquí!
¡No nos moverán! ¡Merece la pena!
¡Es nuestro porvenir!

Son nuestros hijos, es nuestra sangre,
La que nos dio, nuestro vivir.
¡Decid! ¡Estamos aquí!
¡No nos moverán! ¡Merece la pena!
¡Es nuestro porvenir!

Es nuestra escuela y nuestros pueblos,
Los que nos dan nuestro latir.
¡Gritad! ¡Estamos aquí!
¡No nos moverán! ¡Merece la pena!
¡Es nuestro porvenir!

Es nuestra vida, es nuestra historia,
La que queremos continuar.
¡Cantad! ¡Estamos aquí!
¡No nos moverán! ¡Merece la pena!
¡Es nuestro porvenir!

Pulsa en las imágenes para acceder a la galería completa.