img_6.jpg

San Román - Patrón de Torresmenudas

Consultando los archivos hemos recogido datos históricos sobre la figura de San Román, mártir.

La iglesia se ha preocupado de recopilar con mucho interés las Actas de los Mártires para guardarlas en sus archivos y hacerlas leer a los fieles en el aniversario de los mártires. Uno de ellos es San Román.

En el tiempo de Diocleciano, siglos III y IV, arreció la persecución contra los cristianos. En nombre de Diocleciano estaba al frente de algunas provincias Galerio, el cual fue un furibundo perseguidor, sometiendo a estas provincias a grandes matanzas de cristianos en masa.

 

Román era diácono en Cesarea de Palestina y como era un hombre valiente y con gran fortaleza de ánimo a los cristianos que estaban presos. Allí se personó ante la corte del juez Asclepiades que regía en esa ciudad en nombre de Galerio.

Este mandó prender a Román porque se había atrevido a ir a la cárceles a exhortar a los cristianos que se mantuvieron en la fe hasta morir. En este tiempo llega el Emperador Diocleciano y enterado de todo mandó que azotaran cruelmente a Román y le condenó a morir quemado vivo a fuego lento.

En el acto de ser quemado, al cual asistió Galerio en persona, una lluvia repentina extinguió la hoguera. Entonces, Román riendo, preguntó a Galerio que dónde estaba la hoguera. Galerio enfurecido mandó que le cortasen la lengua de raíz. Y así lo hicieron. Pero Román siguió hablando como si tal cosa y cantando alabanzas del Señor al mismo tiempo que seguía exhortando a los cristianos a sacrificarse y ni apostatar. Galerio reclamó entonces al médico que le había amputado la lengua y éste pudo mostrarla porque la había guardado como reliquia. Galerio entonces, encendido en cólera por aquel milagro, mandó que le pusieran el cepo con grillos, argollas y esposas, todo de hierro de mucho peso. Román no dejaba de bendecir  al Señor, por lo que el emperador Diocleciano lo mandó degollar, cuya ejecución tuvo lugar dentro de la misma cárcel, el día 17 de Noviembre de año 303 de nuestra era. La Iglesia lo canonizó ordenando que su fiesta se celebrase el 18 de Noviembre de cada año.

Sus restos fueron recogidos con respeto, guardados y conservados, y en el siglo XVI fueron repartidas sus reliquias por diversas partes del mundo. Una reliquia llegó hasta Torresmenudas, no sabemos cómo, y es la que se conserva en relicario de plata y se da a besar en todos los años.